Un brindis por mi tía Mari

Si me notáis ausente, con la mirada perdida y pensativo perdonadme pero es que estoy pensando en mi tía Mari.

Mi tía Mari, la de la sonrisa eterna y contagiosa, esa que luchó 8 años contra el cáncer sin una sola queja, sin darle protagonismo, esa que estaba por y para los demás. Esa, mi tía Mari, se nos fue.

Se fue sabiéndose luchadora y admirada pero sobre todo se fue sabiéndose querida, muy pero que muy querida.

No nos deja un vacío, nos deja llenos, llenos de recuerdos de agradecimiento a su energía, simpatía y generosidad, nos deja llenos de ganas de recordarla, de mirar sus fotos, de pensar en ella y contagiarnos de su dulce mirada y de su sonrisa eterna.

tita-mari

Brindo por ti tita, te quiero muchísimo.

Esta entrada fue publicada en caillou. Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Un brindis por mi tía Mari

  1. Pingback: 4º Aniversario de la Leyenda de Caillou | David Martín Surroca

  2. Pingback: Mi padre, el hombre del año

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.